12 jul. 2017

Mensaje 7 jul 2017 - Jacarei: A todo aquel que persevere en el Rosario...

MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
"Amados hijos y hermanos Míos, Yo, Jesús, el Sagrado Corazón, Me alegro por venir hoy en el día 7, aniversario mensual de las Apariciones de Mi Madre y de Mi Sagrado Corazón aquí, para bendecirles hoy y para decirles: “Grande es el amor de Mi Padre Eterno por ustedes, pues, Él les escogió para estar aquí en este lugar sagrado que Nosotros mismos escogimos para ser el trono y la fuente de Nuestras Gracias para ustedes.”

Grande es el amor de Mi Padre Eterno por ustedes, pues, Él les dio la vida, les dio el existir, les llamó a la existencia y les tornó así miembros de Su gran familia por el Bautismo, les quitó de la nada y les trajo al existir para que lo conociesen, lo amasen, Me conociesen y amasen, conociesen y amasen Mi Espíritu y así, pudiesen ser participantes de Nuestra Eterna Felicidad y Gloria en el Cielo.

Grande es el amor de Mi Padre Eterno por ustedes, porque incluso cuando el ser humano traicionó Nuestro Amor, pecó contra Nosotros, Mi Padre Me envió para dar la vida por ustedes en la cruz, redimirles, salvarles y abrir para ustedes las puertas del Cielo.

Grande es el amor de Mi Padre Eterno por ustedes, porque incluso después que Yo había vuelto para el seno de Él en el Cielo, Él juntamente Conmigo les envió Nuestro Espíritu Santo, para que Él les consolase, les fortaleciese y les animase, les iluminase y santificase y así, fuese siempre su fuerza, su vida y su luz.

Grande es el amor de Mi Padre Eterno por ustedes, porque envió aquí a Mi Madre Santísima para revelarles el amor de Él, para quitarles del camino del pecado, de la muerte o entonces de la ignorancia de Él y de Su Amor, y aquí formarles, nutrirles, enseñarles y hacerles verdaderos hijos de Él, verdaderos hermanos Míos, verdaderos herederos del Cielo.

Sí, grande es el amor del Padre y grande también es el amor de Mi Sagrado Corazón por ustedes. Mis hijos y Mis hermanos ¡Oh! Cuánto les amo, no miro, no miro las inmensas heridas que ustedes ya Me causaron con sus pecados, pero miro tan solamente el deseo de amarme, de ser fieles a Mí y de verdaderamente corresponder a Mi Gracia. Por un solo acto de verdadero amor para Conmigo, olvido años y años de ofensas, ingratitudes y pecados, y estoy dispuesto incluso a hacer locuras por el alma que se vuelva a Mí con amor.

Deseo que entiendan que Yo Soy el Amor y todo lo que quiero de ustedes es el amor. Denme amor para saciar la sed de Mi Corazón que está sediento de amor. Quiero un amor puro, quiero un amor sin mezcla de intereses o voluntades humanas, quiero un amor dócil, maleable y obediente que se deja conducir, que se deja transformar por Mí completamente, o sea, quiero un alma completamente entregada a Mi Amor.

No tengan miedo de experimentar Mi Amor, porque todos los Santos que lo experimentaron, fueron felices, felices para siempre Conmigo y con Mi Madre en el Cielo. Experimenten Mi Amor, experimenten el amor de Mi Madre y verán cómo verdaderamente transformaré su vida en un Cielo ya aquí en la tierra. No digo que no tendrán sufrimientos, porque ni incluso Yo y Mi Madre fuimos exentos de él, pero tendrán Nuestra Gracia que los confortará, fortalecerá, y dará fuerza y luz para ir adelante. Sí, Yo estaré con ustedes.

Denme amor, denme almas, denme corazones, denme su vida y dejen que Yo verdaderamente imprima en ella la señal de Mi Gracia y de Mi Amor, realizando en ustedes maravillas para la salvación de muchas almas, inclusive la suya, de su alma y de sus familias, de las almas de sus familias. Entonces verdaderamente, Mi Corazón hará prodigios aquí en el Brasil y en el mundo, y finalmente triunfará con Mi Madre Santísima.

Amadísimo hijo Carlos Tadeo, Mi Sagrado Corazón se alegra por verte hoy aquí Conmigo y con Mi Madre. No puedes imaginar la alegría que das a Mi Corazón y al Corazón de Mi Madre viniendo aquí, estando aquí. Sí, hoy mismo en este cenáculo lloramos de alegría y perdonamos una multitud de pecados por causa de tu amor. El amor apaga, encubre una multitud de pecados. Tu amor apaga innúmeros pecados con que los pecadores nos ofenden y entonces, alcanzas perdón y misericordia para muchas y muchas almas en la tierra.

Amado hijo Mío, Yo te amo tanto y nada te negaré nunca. Te concederé todo lo que Me pidieres por Mi amarga pasión. Tú, tú viste el sufrimiento de tu madre cuando estaba muy enferma y próxima de la muerte. Tu corazón sufrió amargamente, sufriste amargamente por verla sufrir tanto y no tener cómo curarla, cómo librarla de aquel gran sufrimiento. Sabes por lo tanto cuánto sufre un hijo que ve a su madre sufrir y nada poder hacer. Puedes entonces comprender cuánto Yo sufría clavado en la cruz viendo a Mi Madre allí delante de Mí sufriendo tanto y Yo no podía hacer nada para librarla de Sus dolores y sufrimientos. Por el contrario, cuanto mayores eran Mis sufrimientos, mayores eran los dolores de Ella viéndome sufrir. Ese sufrimiento tan grande fue ofrecido por amor al Padre para la salvación de todos los hombres, de toda la humanidad. Puedes comprender entonces cuánto Yo sufrí en aquella hora.

Por eso hijo Mío, nada te negaré cuando Me pidieres por los méritos de aquel Mi dolor en la cruz, al ver a Mi Madre sufriendo sin que nada pudiese hacer para consolarla y aliviarla. Todo lo que Me pidieres por ese Mi dolor, que fuere de la Voluntad del Padre, Yo te concederé. Sí hijo Mío, en aquel momento cuando Yo era asolado por los más acerbos dolores en el cuerpo y en el alma, fuiste la gotita de consolación de Mi Amargado Corazón, porque te vi en estos tiempos actuales, amando a Mi Madre, consolando a Mi Madre y entonces, Mi Corazón pudo morir en paz por tener la certeza que todos Mis sufrimientos y Mis dolores en el futuro suscitarían un verdadero apóstol e hijo de Mi Madre. Por eso, en el dolor que sufrí en aquella hora y al mismo tiempo por la consolación que Me diste, todo te concederé, que Me pidieres por ese Mi dolor en la cruz.

Hago eso por el amor inmenso que tengo a ti, por el cariño inmenso que tengo por ti y para hacer verdaderos prodigios y así, confirmar la misión que Mi Madre te dio, para confirmar que la Palabra de Ella dada a ti aquí es cierta, sagrada y santa, y debe ser respetada, caso no quieran enfrentar los castigos y así, verdaderamente, todos verán que fue Ella que te envió para hablar a las Naciones juntamente con Mi hijito Marcos y preparar el mundo para Mi Segunda Venida y el triunfo de Mi Madre. Sí, haré esas gracias para confirmar todo lo que dices, todos los Mensajes de Mi Madre y Mías que divulgas y para confirmar también que Nosotros te queremos juntamente con Nuestro hijito Marcos, preparando a las almas y el mundo para recibirme en la gloria y así instaurar en el mundo el Reino de Nuestros Sagrados Corazones Unidos.

Sí hijo Mío, ve en frente y no tengas miedo de nada, no temas nada, porque verdaderamente en el final Nuestros Corazones triunfarán por medio de ti, por medio de Nuestro hijito Marcos Tadeo. Gracias por el consuelo que diste a Mi Sufrido Corazón y al Corazón de Mi Madre. Sobre ti ahora baja la abundancia de Mis bendiciones divinales y también sobre todos ustedes Mis hijos.

Continúen rezando la Coronilla de la Misericordia Meditada todos los días.

Deseo que ustedes den a 10 hijos Nuestros 10 Coronillas de la Misericordia 51, 10 Coronillas de la Misericordia 52, 10 Coronillas de la Misericordia 53, 10 Coronillas de la Misericordia 54. Es preciso que Nuestros hijos conozcan esas meditaciones y mensajes lo más deprisa posible para responder “Sí” a Nuestra llamada de amor.

A ti Mi amadísimo hijo Carlos Tadeo y a todos ustedes Mis hijos bendigo ahora: de PARAY-LE-MONIAL… de DOZULÉ… y de JACAREÍ.”



MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

“Queridos hijos, hoy, cuando ustedes celebran aquí más un aniversario mensual de Mis Apariciones, Yo vengo una vez más para decir a ustedes: “Soy la Reina y la Mensajera de la Paz, Soy la Madre de Dios, Soy la Reina del Sacratísimo Rosario.”

A todo aquél que rece Mi Rosario, Yo concederé la gracia de la perseverancia en el amor de Dios, en las virtudes y buenas obras, y la salvación eterna.

El alma que reza Mi Rosario se salva ciertamente. El alma que desprecia Mi Rosario, se arroja en el infierno sin la ayuda de los demonios.

Un solo Rosario bien rezado con amor apaga muchos años de pecado, porque alcanza de Dios la gracia de la contrición a quién lo reza y la contrición lleva al alma a pedir perdón, el perdón lleva a la conversión y la conversión lleva a la salvación.

Sí, cuando ustedes rezan el Rosario Mis hijos, una lluvia de misericordia cae del Cielo sobre todo el mundo, llenándolo e inundándolo con las aguas de la gracia de Dios. Muchos pecadores son tocados, se convierten, se arrepienten, piden perdón a Dios, buscan la reconciliación y vuelven a los brazos del Padre.

Y ustedes que rezan Mi Rosario por la conversión de los pecadores, al convertir las almas de sus hermanos, predestinan las almas de ustedes mismos al Paraíso.

Continúen rezando Mi Rosario todos los días y no tengan miedo de nada, porque en el final Mi Corazón triunfará y ustedes conocerán una era de felicidad y de paz duradera sobre la tierra entera.

Ustedes están en la última media hora del día de Dios, no hay más tiempo que perder, no pueden más quedar paralizados donde están, ustedes deben trabajar más arduamente ahora para salvar las almas de los hermanos de ustedes que aún pueden ser salvas y así, de ese modo, ustedes llenarán las manos y los corazones de ustedes de frutos, de méritos, para poder entrar en el Cielo.

Trabajen por lo tanto Mis hijos, porque Satanás no descansa ni un minuto siquiera, persigue a las almas, provoca en las almas tentaciones para que ellas renieguen el amor de Dios, lo desobedezcan, lo desprecien y así, procuren gozar los placeres del mundo que son mortales para las almas que los procuran.

Recen, recen mucho, porque solamente por la oración ustedes podrán mantenerse firmes y fieles a la gracia de Dios.

No tengan miedo, porque Yo estaré siempre con ustedes y todo aquél que vigile y ore, puede tener la certeza de la protección y de la amistad de la Madre de Jesús que Soy Yo.

Conviértanse sin demora. El Aviso está muy próximo e igualmente el Castigo. ¡Ah Mis hijos! Cómo los hombres que despreciaron Mis Mensajes andarán verdaderamente angustiados cuando oyeren el sonido de las trompetas anunciando que el Señor manifestará finalmente Su Justicia y después Su Gloria.

Sí, al oyeren aquellas trompetas, al oyeren el ruido del viento, el bramido del mar y el rugido de la tierra en continuas convulsiones, los hombres caerán como moscas muertas por tierra. Sus rostros estarán amarillentos y muchas veces pálidos al ver llegar el gran y temible día del Señor.

Y por otro lado, cómo estarán brillantes y radiantes de alegría los rostros de todos Mis hijos que obedecieron Mis Mensajes, al oyeren las señales prenunciatorias de la venida del Señor y del triunfo de Su Madre Celeste. Ellos verdaderamente exultarán, cantarán de alegría y sentirán un enorme, un gran júbilo interior, no tendrán miedo, porque en aquel momento ellos serán asistidos visiblemente por los Ángeles y ellos no tendrán miedo de nada, porque nada les afectará.

¡Oh! Cómo en aquel momento los que Me obedecieron, que rezaron Mi Rosario, exultarán y brillarán verdaderamente con una luz bellísima que Yo emanaré de Mi Inmaculado Corazón y ellos brillarán como joyas preciosas a los ojos del Padre y de los Santos Ángeles.

Por eso hijitos, continúen firmes en el camino que les indiqué. El bulto luminoso, Mi bulto, que hice reflejar en los ojos de Mi hijo Marcos en el domingo pasado y que Mi amadísima hija Rafaela confirmó para ustedes ser Mío, es la señal que les doy, que verdaderamente estoy aquí hace 26 años amando a ustedes y luchando por ustedes, y que todos aquellos que Me obedecieren ahora, en el fin llevarán la mejor, serán recompensados y verdaderamente coronados por Mi Hijo Jesús en el Cielo como Llamas incesantes de Amor y Sus hijos más queridos y benditos.

Gracias amadísimo hijo Carlos Tadeo por haber venido hoy una vez más a consolarme. Tu presencia aquí Me llenó de grandísima alegría y verdaderamente quitó muchas espadas de dolor de Mi Sufrido y Dolorido Corazón. Gracias hijito, porque cada vez que tú vienes aquí, Mi Corazón tiene las heridas que Mis hijos ingratos hacen en él, cerradas, en esos momentos no lloro, no sufro, ni un dolor asola Mi Corazón, las puertas del infierno son cerradas, las del Cielo son abiertas y muchas gracias llueven, pasan por ella para inundar todo el mundo y convertir a los pecadores.

Gracias Mi hijo, porque cada vez que tú vienes aquí, Mi Corazón Inmaculado exulta de alegría, las lágrimas bajan de Mis ojos, pero son lágrimas doradas de luz, de alegría, porque verdaderamente en ese momento como que soy consolada, Mi Corazón tiene sus llagas cerradas, curadas por ti con el bálsamo de tu amor y verdaderamente en ese momento Yo, la Reina del Rosario y la Madre de Jesús, bendigo el mundo por tu amor.

Continúen Mis hijos rezando Mi Rosario todos los días.

Den 5 Rosarios 256 para 5 hijos Míos y den 8 Coronillas de la Llama de Amor número 7 y 8 Coronillas de la Llama de Amor número 8 para Mis hijos. Que ellos recen esas Coronillas, que ellos puedan por medio de ellas conocerme, amarme y por fin recibir Mi Llama de Amor.

A todos con amor Yo bendigo ahora: de FÁTIMA… de LOURDES… y de JACAREÍ.”

2 comentarios:

  1. http://jesushabla.org/downloads/El_Libro_de_la_Verdad_Vol1.pdf
    En el Libro de la Verdad puedes leer los detalles de:
    El código del Libro de Daniel y del Libro del Apocalipsis
    El Gran Aviso y cómo prepararse para este evento
    La Tercera Guerra Mundial
    El Anticristo
    La marca de la bestia
    El Sello del Dios Vivo
    El Gran Castigo
    Los tres días de oscuridad
    La Segunda Venida de Jesucristo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Copiar en la barra de navegación el enlace para descargar el libro gratis.
      http://jesushabla.org/downloads/El_Libro_de_la_Verdad_Vol1.pdf

      Eliminar

contador