14 jul. 2017

Mensaje 8 jul 2017 - Jacarei: Por mi intervencion gozan de este tiempo de gracia, conviertanse...

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
 
“Queridos hijos, hoy, llamo a todos ustedes verdaderamente a la oración de amor.

Recen con amor hasta que la oración se torne alegría y amor en ustedes para irradiar Mi Llama de Amor alrededor de ustedes.

Para hacer la oración de amor, ustedes deben primero vaciar sus corazones de todo apego a los afectos, a las cosas mundanas y también a las criaturas. Después, abrir sus corazones a Mí, o sea, querer Mi Llama de Amor y querer hacer Mi Voluntad con todas las fuerzas de la voluntad y del corazón de ustedes. Por fin, hacer muchas oraciones de amor. Ellas pueden ser actos de amor, oraciones personales de amor o entonces incluso el Rosario, pero colocando en cada avermaría el acento, la señal propia del amor, el deseo de Dios, el deseo de Mí. Entonces verdaderamente, la oración de ustedes será oración de amor que hará crecer en sus corazones Mi Llama de Amor y el Amor Divino que llevará a ustedes a transformarse en Llamas incesantes de Amor por Dios y por Mí.
Hagan la oración de amor, recen con amor, procurando todos los días tener más intimidad, unión con Dios y Conmigo en la oración, aumentando siempre más el deseo de ustedes de estar con Dios, de estar Conmigo, de estar en Mi presencia, de sentir Mi Amor, de amarme y consolarme, de oírme y obedecerme, y estar Conmigo, calentándome con la oración de amor de ustedes.

Mis hijos, todos los días Mi Corazón Inmaculado sufre porque Me aproximo de Mis hijos, pero sólo encuentro en ellos frialdad, dureza de corazón e indiferencia, insensibilidad para con Mi Amor. Por eso, Mi Corazón sale herido y congelado de la presencia de esas almas. Preciso de amor para nuevamente calentar Mi Corazón y para curar las heridas de Mi Doloroso Corazón. Ese amor Yo procuro en ustedes, Mis hijos que Yo más amo, los hijos que Yo llamé para estaren aquí en Mi Aparición, en Mi fortaleza invencible de amor y de oración, de Mi trono de gracias y en Mi Casa. Es en ustedes que Mi Corazón Inmaculado procura la oración de amor para nuevamente calentarse y así, volver a latir de amor por los hombres y derramar gracias sobre la humanidad.

¡Oh! Cómo Me consuela el alma llena de amor por Mí, abrasada de amor por Mí y que calienta Mi Corazón con el calor de su amor. Me aproximo de ella y su alma Me calienta, su calor calienta Mi Corazón, su corazón con su amor calienta Mi Corazón y derrite el hielo con el cual Mis hijos lo recubren con su indiferencia, insensibilidad y el desprecio con el cual Me tratan.

¡Oh! Cuántas almas Me desprecian, cuántas hacen injurias a Mí negándome su amor, cerrándome la puerta de sus corazones, rehusándose a oír Mis Mensajes, Mi voz, Mi Palabra de amor dada aquí. Por eso, procuro en las almas de Mis hijos fieles la oración de amor que calienta Mi Corazón, que cura las heridas de Mi Corazón y hace con que él nuevamente lata velozmente y poderosamente de amor por el mundo, derramando sobre él Mi Llama de Amor.

Sean Mis hijos esas Mis Llamas ardientes de amor que calientan Mi Corazón todos los días con la oración de amor que aquí Yo vine a enseñarles y vine a procurar en ustedes. Sean amor, vivan de amor, pues, el amor es Dios, Dios es el amor y quién viva de amor y fuere amor, vivirá para siempre en Dios.

Continúen rezando Mi Rosario todos los días. Recen colocando en cada padre nuestro, en cada avemaría, en cada oración el deseo de Dios, el deseo de Mí y procurando cada vez más unirse Conmigo fundiendo sus voluntades con la de Dios y la Mía, para que así, verdaderamente suceda Nuestra unión y seamos uno solo en el verdadero amor.

Yo amo a todos ustedes y rezo todos los días a Mi Hijo Jesús por ustedes pidiendo Su perdón, Su gracia y Su misericordia para ustedes, pero conviértanse Mis hijos, porque queda apenas media hora del día de Dios, para el regreso glorioso de Mi Hijo. Entonces, en aquel momento será demasiado tarde para arrepentirse, será demasiado tarde para tener remordimientos por no haber oído Mi voz de amor, Mi Palabra de amor dada aquí, porque en aquel momento en que los cielos y la tierra serán estremecidos y simplemente desaparecerán, será demasiado tarde para gritar por Mí.

Conviértanse ahora que puedo ayudarlos, ahora que es tiempo de gracia, este tiempo de gracia maravillosa fue dada a ustedes por un gran acto de amor de Dios y también por un gran acto de amor e intervención Mía, pues, fue a Mi pedido y por amor a Mí que Mi Hijo dio este tiempo de gracia para la salvación de ustedes.

Conviértanse sin demora y recen, recen, recen, para que sus corazones no caigan en la tibieza.

Amadísimo y predilectísimo hijo Carlos Tadeo, gracias por haber permanecido aquí un día más. Gracias Mi hijo por el testimonio que diste de Mí hoy en Mi Radio Mensajera de la Paz. Gracias, gracias por todas las palabras que tú dijiste exaltándome y glorificándome, llevando Mi Palabra, Mi Amor a tantos millares de Mis hijos que Me escuchaban en aquella hora. Gracias Mi hijo, porque tú Me glorificaste de sobremanera y durante todo el tiempo en que tú hablabas, Yo lloraba, las heridas de Mi Corazón fueron siendo cerradas y cada palabra que salía de tu boca hoy, quitaba una espina clavada en Mi Corazón. Durante aquel momento, los Santos Ángeles paralizaron a muchos demonios y tocaron en muchas almas, convirtiéndolas y tornándolas enamoradas por Nuestro Señor.

Por todo eso, te agradezco por la alegría dada a Mi Corazón y al corazón de Mi hijo Marcos, te agradezco y te bendigo generosamente. Tú eres Mi caballero, eres Mi hijo predilectísimo que junto con Mi hijo Marcos, hablarás a las Naciones y anunciarás la verdad, Mi voz, Mi Palabra de amor a todos los hombres y entonces, Mi Corazón finalmente liberará con poder Su Llama de Amor, Mi Llama de Amor, a tantos años retenida por no haber quién la quisiese, quién verdaderamente quisiese luchar Conmigo, vivir Conmigo y por Mí, sufrir Conmigo y batallar Conmigo para salvar el mundo y entonces, las almas se convertirán, amarán y se enamorarán por el Señor, por Mí y finalmente proclamaré Mi triunfo delante todo el universo diciendo, exclamando: “POR FIN, MI INMACULADO CORAZÓN TRIUNFÓ.”

Adelante Mi caballero, no temas nada, Mi Corazón triunfará y tú y Mi hijito Marcos triunfarán Conmigo. A ti que eres Mi benjamín de amor y a todos Mis hijitos aquí presentes y los que Me escuchan de lejos, bendigo ahora: de MONTICHIARI…de FÁTIMA… y de JACAREÍ.”


MENSAJE DE SAN GERARDO

“Amado hermano Carlos Tadeo, Yo, Gerardo, Me alegro por venir hoy con la Madre de Dios y Nuestra Reina.

Te amo, te amo mucho como ya te dije. Estoy a tu lado siempre para bendecirte y guardarte. Todos los días 16 de cada mes Yo vendré para enseñarte una pequeña oración a través de tu hijo Marcos. Daré una oración particular para ti que tú deberás rezar para así tornarte un gran santo como Yo. Por medio de esas oraciones Yo te haré subir a un alto grado de amor por Dios y por Nuestra Reina Inmaculada y te haré verdaderamente siempre más semejante a Mí, tornándote así verdadero siervo, ángel e hijo obediente de la Inmaculada.

No temas nada, porque Yo estoy contigo. De cada dificultad tuya Yo tengo ciencia y tomo providencia aunque de eso muchas veces nadie note. Yo estoy a tu lado siempre y aquél que te hiera, herirá a Mí. Aquél que te ofenda, ofenderá a Mí. Aquél que te disguste, digustará a Mí. Aquél que hiciere cualquier daño a ti, hará a Mí mismo y Yo mismo ejecutaré la Santa y Justa Justicia de la Ira de Dios. Así como la mujer de David fue castigada por haber criticado, por haber hecho sufrir a su marido con sus palabras, así también todo aquél que te ataque, todo aquél que te denigre, todo aquél que se burle de ti, todo aquél que hiciere cualquier especie de ofensa a ti, tomaré cuenta a Mí mismo y clamaré venganza delante del Señor para aquella alma.

Por eso amado hermano, no temas nada, tú tienes en el Cielo un abogado exclusivo tuyo y que está durante todas las horas del día cuidando de ti, cuidando de tu vida y de todo aquello que es necesario para ti.

Sepas que todo aquello que fuera necesario para ti Yo conseguiré del Señor y te daré. Continúe rezando Mi Coronilla siempre que pudieres. De vez en cuando récelo también en tus cenáculos para que los jóvenes principalmente Me conozcan, Me amen y quieran entregar y dedicar sus vidas a la Madre de Dios como Yo, conociendo así la perfecta alegría que sólo tiene quién se da totalmente a Ella y vive por Ella, para Ella y en Ella.

Quiero que tú quedes sabiendo que cuando Yo estaba en el bosque en el cual Me retiré para vivir como un ermitaño, fui favorecido con muchas apariciones de la Madre de Dios y en esas apariciones, Ella Me hablaba de un gran siervo de Ella que vendría en el futuro, en el Siglo XX y que sería escogido por Ella misma para junto con otra alma privilegiada de Ella, llevar a cabo grandes y divinos planes de amor, salvar muchas almas y hacer finalmente con que el imperio infernal fuese quebrantado y derribado. La Madre de Dios Me dijo que no vería ese triunfo de Ella y del Señor sobre el enemigo, pero que en el Siglo XX, esa victoria de Ella sucedería por medio de esos dos siervos y entonces, un día, preguntando a Mi Divina Reina y Princesa, quiénes serían esos siervos, Ella Me reveló el nombre de ustedes dos: Marcos Tadeo y Carlos Tadeo y Me incumbió de ofrecer el ayuno y principalmente la penitencia que Yo hacía, el sacrificio que Yo hacía, chicoteándome hasta la sangre y ofreciendo ese pequeño sacrificio por ustedes, para que pudiesen ser capaces de realizar el plan de la Madre de Dios y llevar a todas las almas, a todas las Naciones a la conversión y a la gran victoria de Ella.

Por eso amado hermano, mucho recé por ti, muchas veces tomé la disciplina, o sea, el chicote por amor a ti, no debes temer nada, porque todo ofrecí por ti y tu hijo, y esos sacrificios tuvieron delante de Dios y de la Madre de Dios, gran, gran mérito. Por eso, alégrate, porque tú tienes en el Cielo un gran defensor, tú tienes en el Cielo un rico bienhechor muy lleno de méritos, de monedas de oro, para poder comprar para ti toda y cualquier gracia. Debes pues sentirte feliz, recibe ahora Mi bendición y Mi abrazo de amor amado Mío, hermano Mío.

Recen, recen, recen. ¿Por qué la Madre de Dios está hablando tanto a ustedes de la tibieza? Porque ella es la mayor enemiga de Su Llama de Amor. El alma que cae en la tibieza dificilmente de ella conseguirá salir, salvo por un milagro de Dios. Por eso, recen mucho, dilaten sus corazones para la Llama de Amor de la Madre de Dios, haciendo todos los días algo a más por Ella, sea en la oración, en el trabajo y en el sacrificio, para que así, ustedes verdaderamente puedan ser preservados de la tibieza que siempre fue conocida como la muerte silenciosa de las almas.

A todos Yo bendigo con amor: de MATERDOMINI… de MURO LUCANO… y de JACAREÍ.”



(Vidente Marcos): “Madrecita del Cielo ¿Tú Señora y San Gerardo y San Rafel pueden tener la bondad de tocar en estos rosarios, cuadros, que nosotros hicimos para la protección de tus hijos?”

La Madre de Dios, San Gerardo y San Rafael Arcángel accedieron y tocaron en los sacramentales. Luego la Madre de Dios añadió:

(María Santísima): “Conforme ya dije: adonde quiera que estos rosarios u objetos que Yo toqué lleguen, allí Yo estaré viva llevando abundantes gracias del Señor.

Mi predilectísimo hijo Carlos Tadeo, estos rosarios de las lágrimas que te di, tú debes dar en las familias, en las casas adonde tú fueres por la primera vez. Tú debes divulgar la Coronilla de Mis Lágrimas como ya te fue pedido para Mis hijos a lo largo de todo el año. Y a cada alma que aún no conoce esa oración fuerte, tú deberás dar este rosario y juntamente con el rosario, dar también un disco de esa Coronilla Meditada por Mi hijito Marcos. Así, tú verdaderamente conquistarás muchas almas para Mí y finalmente el imperio de Mi enemigo en muchas almas será derribado.

Gracias Mi caballero y Mi apóstol con el cual siempre puedo contar. Quiero que tú sepas que tú diste también gran alegría y consolación a Mí en el día en que fuiste a divulgar Mis Mensajes allá en otras Ciudades. Sí Mi hijo, verdaderamente Mi Corazón se alegró. Por todo eso, seas bendecido por el Señor y por Mí. Hasta mañana. Buenas noches.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

contador