SANACION DEL ARBOL GENEALOGICO

SANACIÓN DEL ÁRBOL GENEALÓGICO
 Amados hijos de mi Corazón, Os pido y os ruego que luchéis con todas vuestras fuerzas por la liberación y también por la sanación de vuestro árbol genealógico. Yo os quiero decir que tenéis que pediros a vuestro amado Padre, mi Señor, que os libere, hijos e hijas mías, de las cargas de vuestros antepasados porque muchos de vosotros no os dais cuenta de todo lo que vienen arrastrando a través de los años, del sufrimiento, del dolor, de las penas, de las enfermedades y de las angustias. Por ello, os digo que os pidáis a vuestro amado Padre, mi amado Señor, la liberación de todas las cargas pesadas que provienen de vuestros antepasados para que ya no os sigan afectando a cada uno de vosotros y a vuestras familias en este momento y en el futuro.  

Por la sanación de vuestro árbol genealógico

Pero, para ello, os pido que hagáis todos mucha oración, nunca dejéis de hacer ayuno y penitencia, hijos míos, y debéis rezar en todo momento el Santo Rosario de las llagas de mi amado Hijo, introduciendo en ellas vuestro árbol genealógico paterno y materno. También, os recuerdo a todos, que debéis ofrecer 33 Santas Misas en honor a los años de vida de mi amado Hijo JESÚS en vuestro mundo y pedidle al Padre Celestial por la sanación y la total liberación de vuestro árbol genealógico. No debéis olvidar nunca que las Santas Misas deben ser seguidas, sin interrupción. En el momento sublime, hijos, de la elevación, tenéis que en ese preciso instante entregaros al Padre, por los méritos de la Pasión, Muerte y Resurrección de su amadísimo Hijo, vuestras generaciones paternas y maternas para que sean totalmente sanadas por el poder de la Sangre de mi amado Hijo.


Oración para romper las Maldiciones 

Me coloco en la presencia de la Santísima Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo) y por el poder de la Sangre de nuestro Señor, Jesucristo, rompo, desbarato, pisoteo, aniquilo, invalido y cancelo de mi ser físico, síquico, biológico y espiritual toda maldición que haya sido puesta sobre mí, sobre mi familia y árbol genealógico, por cualquier persona, familiar o antepasado por medio del ocultismo o espiritismo.

Por el poder de la Sangre Preciosa de nuestro Señor, Jesucristo, y por la intercesión de la Santísima Virgen María, San Miguel, San Gabriel y San Rafael rompo e invalido toda maldición, cualquiera que sea su naturaleza en el nombre de nuestro Señor, Jesucristo.

Amén. 

(Repetir 3 veces la oración)


Mensaje 16 de noviembre de 2015
Revelaciones Privadas a José Luis Belmonte
 


http://www.mediafire.com/view/vqri46100emeacu/TRIPTICO_LAS_SANTAS_LLAGAS.pdf




SEPTIEMBRE 04 2017 2: 45 P.M.

LLAMADO URGENTE DE MARÍA ROSA MÍSTICA AL PUEBLO DE DIOS
 

Pequeñitos, la Paz de mi Señor, esté con todos vosotro.
 

Mis niños, esta humanidad de estos últimos tiempos cada vez está más pervertida. La maldad y el pecado se han tecnificado y propagado, el mundo de hoy está en poder de las tinieblas; la oscuridad que produce el pecado es total en toda la creación. Muchos demonios conviven ya con gran parte de la humanidad, especialmente con aquella que le ha dado la espalda al Dios de la Vida. El mundo está lleno de demonios encarnados que se preparan para dar comienzo al gran Armagedón. 

Todos los demonios que hacen perder la humanidad por los pecados de la carne, recorren hoy el mundo en busca de almas para hacerlas perder. Hay un demonio en especial que está destruyendo esta humanidad y se llama Envidia. Por la envidia hay hogares y sociedades destruidas. Este espíritu es de procedencia intergeneracional, es una maldición que debéis romper en vuestro árbol genealógico para que no siga pasando de generación en generación. 

Orad hijitos por vuestros antepasados que fueron envidiosos y romped esta maldición de vuestras generaciones con treinta y tres (33) Eucaristías seguidas; ofrecidas al Padre Celestial, por la liberación de vuestros antepasados y difuntos que incurrieron en este pecado. Hijitos, os pido con urgencia que oréis por la liberación de vuestro árbol genealógico paterno y materno, para que los demonios no os torturen y roben la paz, en el tiempo del último reinado de mi adversario. 

Nuevamente os digo hijitos, haced buenas confesiones de vida y orad por vuestros antepasados y difuntos, para que sean liberados ellos y vosotros de todas estas maldiciones y ataduras; y así, vuestro árbol genealógico quede limpio. La liberación intergeneracional, beneficia a las almas de vuestros antepasados y difuntos que se encuentran en el purgatorio, haciendo que su permanencia allí, sea más corta. A vosotros los que estáis en este mundo, la liberación intergeneracional, os desata las bendiciones; y en cuanto a las generaciones futuras, éstas ya no cargarán más con pecados de antepasados. Todas las generaciones después de la liberación, ya serán bendición y gozarán de ella en este mundo y en la eternidad. 

Hijitos, a continuación os hago una relación de las maldiciones y ataduras, más comunes en todas las generaciones, para que comencéis a liberarlas de vuestro árbol genealógico y seáis libres. 

Maldiciones de Resentimiento, odio y venganza. No dejan perdonar y traen mucha división en las familias y generaciones. 

Maldiciones de Rechazo. Estas maldiciones hacen que seáis rechazados y rechacéis a vuestro prójimo; el rechazo es carencia de amor en las generaciones, por maltrato al hombre, a la mujer, o a los niños. 

Maldiciones Ancestrales. Son maldiciones de vuestros abuelos, bisabuelos, que maldijeron a sus hijos, traen ruina y separaciones de matrimonios.
 

Maldiciones de Ocultismo. Antepasados brujos o que consultaron a brujos y por ahí entro la maldición en las generaciones. Incluye la brujería, hechicería, santería, espiritismo, magia negra, mentalismo y todo ocultismo en general. Estas maldiciones traen ruina material espiritual y hace que las generaciones estén buscando información en fuentes ocultas. 

Maldiciones de Impureza sexual incluye: adulterios, fornicaciones, lujuria, abortos, perversiones, prostitución, homosexualismo, lesbianismo, madre solterismo, incestos, abusos sexuales, y toda la impureza en general. Trae separaciones, ruina y destrucción de hogares y sociedade.
 

Maldiciones de Traumas. Por maltratos físicos, sicológicos o abusos sexuales en la infancia. La humanidad está lisiada de amor por el maltrato a los niños en las generaciones. Estas maldiciones traen problemas mentales, adicciones, ruina, abandono y suicidio.
 

Maldiciones de Engaño. Por antepasados que fueron mentirosos, que practicaron el engaño y engañaron a otros, dejando que el espíritu de engaño los guiará. Esta maldición trae ruina material y espiritual y no deja avanzar las generaciones.

Maldiciones de Muerte. Por derramamiento de sangre en las generaciones; antepasados que fueron violentos, asesinos que hicieron correr la sangre de su prójimo. Esta maldición trae muertes y ruina en las generaciones
Maldiciones de envidia. Antepasados envidiosos y codiciosos de los bienes ajenos. La envidia entra por el rechazo y el ocultismo principalmente; es la causante de que mucha humanidad viva en desgracia.

Maldiciones de Pérdida de la fe (Apostasía). Entran estas maldiciones por el ocultismo, la idolatría, especialmente al dinero. Traen ruina material y espiritua.
 

Maldiciones de Ruina. Entran en las generaciones por prácticas de ocultismo, por visitar brujos, por avaricia, por juego y despilfarro de los bienes; también entran por maldiciones ancestrales e impurezas sexuales, especialmente adulterio y prostitución. 

Maldiciones de Apego. Entran estas maldiciones por el apego a los hijos, familiares o cosas materiales. Esta maldición es la causante de que muchas almas no puedan irse de este mundo y vaguen por los lugares celestes sin encontrar paz, ni descanso. 

Hijitos, estas son las maldiciones y ataduras más comunes en las generaciones, para que comencéis a liberarlas de vuestro Árbol Genealógico Paterno y Materno, con las Santas Misas (33); a las cuales debéis de asistir sin llegar tarde ni faltar a ninguna de ellas, porque son Eucaristías de liberación de antepasados y difuntos. Hijitos, os recuerdo que en cada familia, Dios ha puesto un instrumento y es ese instrumento, el que debe de encargarse de orar y liberar el árbol genealógico. 

Os regalo pues esta bendición mis niños a través de este mensaje, para que lo pongáis en práctica y os liberéis vosotros, liberéis vuestros antepasados y difuntos y liberéis a vuestras generaciones futuras, de todas estas maldiciones que os han tenido estancados material y espiritualmente. Dios y esta Madre os amamos y queremos siempre el bien de nuestros hijitos. 

Que la Paz de mi Señor, permanezca en vosotros.

Os Ama Vuestra Madre, María Rosa Mística.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad, hijitos de mi Corazón


1 comentario:

  1. Gracias a nuestro Dios lleno de amor y misericordia que nos da las armas para sanar, restaurar, liberar y purificar nuestra familia por medio de Ntro. Señor Jesús. Y claro la poderosa intercesión de la gran Madre de Dios y madre nuestra la Santísima Virgen María. bendiciones

    ResponderEliminar