NUESTRA SEÑORA DEL PERPETUO SOCORRO



Festividad 27 de Junio

A todos traes remedio, socorres cada aflicción; a aquellos que te buscan pronto extiendes tu mano.

(Himno de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro- Víspera.)



La devoción a la Virgen María bajo el título de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro comenzó en el siglo XV en una iglesia bajo los cuidados de los Agustinos en Roma. La devoción se difundió por toda la Orden Agustina. La imagen muestra a Nuestra Señora con su Hijo en los brazos.

La imagen original está en el Altar Mayor de la Iglesia de San Alfonso, bien cerca de la Basílica de Santa María de la Mayor en Roma. La imagen de la Virgen, pintada sobre madera, muestra la Madre con el Niño Jesús. No se sabe el nombre del autor de la pintura.

 Los escritos más antiguos sobre la imagen fueron registrados en latín  e italiano en una placa colocada en la iglesia de San Mateo Apóstol donde ella fue venerada por primera vez en público en 1499. La historia comienza, así, un poco antes.

Un comerciante que estaba viajando de Isla de Creta hacia Roma consiguió una pintura de la Virgen María que más tarde vino a ser conocida como Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

El comerciante era un hombre muy piadoso y devoto de la Virgen María y resolvió impedir que el cuadro de la Virgen fuese destruido – como ya había sucedido con muchos otros. Con ese propósito, él decidió llevar la pintura para Italia.

El  comerciante embarcó un navío que lo llevaría a Roma. En medio del camino vino una tormenta violenta y todos a bordo esperaron lo peor. El comerciante tomó el cuadro de Nuestra Señora lo levantó con sus brazos en alto y pidió socorro.

La Santísima Virgen respondió a su oración con un milagro: el mar se calmó y la embarcación llegó a salvo en el puerto de Roma.

El comerciante tenía un amigo en Roma y decidió pasar un tiempo con él antes de seguir adelante. Con mucha alegría él le mostró el cuadro al amigo y dijo que algún día el mundo entero rendiría homenaje a Nuestra Señora.

Pasado un tiempo el comerciante quedó gravemente enfermo. Al sentir que sus días estaban contados, llamó a su amigo y, en su lecho, le rogó que prometiese que, después de su muerte, colocaría la imagen de la Virgen en una iglesia para que fuese venerada públicamente. El amigo aceptó la promesa.

El  comerciante murió y su amigo llevó el cuadro para casa. A la esposa del amigo del comerciante le gustó tanto la imagen que se negó a entregarla según lo acordado y no permitió que la imagen saliese de su casa. Y así el amigo del comerciante no pudo cumplir su promesa.

Pasado un tiempo, la mujer quedó viuda y resolvió concretar la promesa que el marido había hecho. Ella se preguntaba en cual iglesia debería colocar la pintura. Fue cuando el cielo se rompió: la Virgen apareció a su hija y le dijo que la imagen debería quedar entre la basílica de Santa María la Mayor y la de San Juan de Letrán. La iglesia era exactamente la de San Mateo Apóstol.

La viuda corriendo fue a contar lo ocurrido al prior de los Agustinos. Los frailes agustinos eran los encargados de la iglesia. Ella le contó las circunstancias relacionadas al cuadro. Entonces la pintura fue llevada a la iglesia en procesión solemne el día 27 de marzo de 1499.

En el camino de la residencia de la viuda hasta la iglesia, un hombre tocó la pintura y un brazo que él tenía paralizado quedó curado.

La imagen fue colocada sobre el Altar Mayor de la iglesia, donde permaneció y donde Nuestra Señora del Perpetuo Socorro fue venerada por 300 años.





En 1798 el gobernador de Roma ordenó que diversas iglesias en Roma fuesen cerradas y destruidas. La iglesia de San Mateo Apóstol fue una de ellas. Los frailes Agustinos llevaron la imagen para una iglesia cercana: Santo Eusebio. Después de eso la imagen fue transferida para un altar lateral en otra iglesia: Santa María Posterula.

El Papa Pío IX instauró una Casa Mariana para que la imagen pudiese ser venerada en Roma y la entregó a los cuidados de los religiosos redentoristas con la condición de volverlo conocido y amado por todo el mundo y de divulgar la devoción al Perpetuo Socorro de María, cuya fiesta es celebrada el día 27 de junio. La imagen fue llevada para un local donde antes estaba la iglesia de San Mateo Apóstol – la misma que ya había abrigado la pintura. Sólo que nadie sabía de eso en la época.

Una vez que los rumores comenzaron a surgir sobre la imagen de haber regresado para su lugar de origen, una pequeña iglesia fue construida allí mismo y el lugar se volvió un santuario mariano. Es la Iglesia San Alfonso.

Venerada por todos en Roma como una pintura verdaderamente milagrosa, ella sirvió como medio de incontables milagros, curas y gracias.

No sólo Roma, sino en todo el mundo la imagen ha sido venerada. Hoy en día la imagen es bastante conocida y venerada en muchos lugares. Católicos del mundo entero oran a la Virgen María bajo el título de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro para que ella interceda por ellos en nombre de su Hijo Jesucristo.



ORACIÓN



Señora del Perpetuo Socorro, mostradnos que sois verdaderamente nuestra Madre alcanzándome el siguiente beneficio: (se hace el pedido) y la gracia de usar de ella para la gloria de Dios y la salvación de mi alma.

Oh glorioso San Alfonso, que por vuestra confianza en la bienaventurada Virgen conseguisteis tantos favores y tan perfectamente probasteis, en vuestros admirables escritos, que todas las gracias nos vienen de Dios por la intercesión de María, alcanzadme la más tierna confianza para con nuestra Madre del Perpetuo Socorro y rogadle, con solicitud, me conceda el favor que reclamo de su poder  bondad maternal.

Eterno Padre, en nombre de Jesús y por la intercesión de nuestra Madre del Perpetuo Socorro y de San Alfonzo os pido me atendáis para vuestra gloria y bien de mi alma. Amén.



Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, rogad pro nosotros.

(Rezar, durante nueve días, nueve Ave María y, al final la oración de arriba)



 SIGNIFICADO DEL CUADRO







En el cuadro de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, todo tiene su significado: los colores, las leyendas, las actitudes y hasta los detalles.

1.      Iniciales griegas de “Madre de Dios.”

2.      Corona de oro: el Cuadro original fue coronado en 1867 en agradecimiento de los muchos milagros hechos por Nuestra Señora en su título preferido “Perpetuo Socorro”.

3.      Estrella en el velo de María, la Estrella que nos guía en el mar de la vida hasta el puerto de la salvación.

4.      Inicial de “Arcángel San Miguel”.

5.      Inicial de “Arcángel San Gabriel”.

6.      San Miguel sostiene la lanza, la vara con la esponja, y el cáliz de la amargura.

7.      La boca de María es pequeñita, para guardar silencio y evitar las palabras inútiles.

8.      San Gabriel con la cruz y los clavos, instrumentos de la muerte de Jesús.

9.     Los ojos de María, grandes vueltos siempre hacia nosotros, a fin de ver todas nuestras necesidades.

10.  Túnica roja, distintivo de las vírgenes en el tiempo de Nuestra Señora.

11.  Inicial de “Jesucristo”.

12.  Las manos de Jesús apoyadas en la mano de María, significando que por Ella nos vienen todas las Gracias.

13.  Todo el fondo del Cuadro es de oro, y de él desprenden reflejos cambiantes, matizando las ropas y simbolizando la Gloria del Paraíso hacia dónde iremos, llevados por el Perpetuo Socorro de María. “El cuadro de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro es la síntesis de la Mariología”.

14.  Manto azul, emblema de las madres de aquella época. María es la Virgen Madre de Dios.

15.  La mano izquierda de María sosteniendo a Jesús: la mano del consuelo que María extiende a todos los que a Ella recurren en la luchas de la vida.

16.  La sandalia desatada – símbolo tal vez de un pecador aún agarrado a Jesús por un hilo – o finalmente – la Devoción a Nuestra Señora!



*Los números 6 y 7 señalan primero los ángeles y, enseguida después, la boca y los ojos de María.

5 comentarios:

  1. Te pido Señor para que por intercesión de Nuestra señora del Perpetuo Socorro permitas en esta semana lo mas pronto posible ir a Alexander Briceño a la ciudad de merida pueda descansar, recrearse reanimarse espiritualmente ante Dios y la virgen y obtener las gracias que esta pidiendo y otras que tu le queiras conceder a él a su esposa Rossy ysolina Manrique de Briceño y sus hijos Alexander de Jesus Briceño Manrique y Rossymar Alexandra Briceño Manrique
    y por intercesión de la Virgen del perpetuo Socorro San Antonio de Padua los libere de todos sus enemigos conocidos y desconocidos e invisbles a Rossy ysolina Manrique de Briceño y sus hijos Alexander de Jesus Briceño Manrique y Rossymar Alexandra Briceño Manrique y Alexander Briceño Suárez

    ResponderEliminar
  2. Te amo madre con todo mi corazon ayudale a carlos por favor te amo gracias

    ResponderEliminar
  3. Te amo escucha mis ruegos por favor

    ResponderEliminar
  4. Te amo escucha mis ruegos por favor

    ResponderEliminar
  5. Ayúdale a Carlos por favor y cura le a mila y a Felipe gracias te amo

    ResponderEliminar