CORONILLA DE LA LLAMA DE AMOR DE MARIA

CORONILLA DE LA LLAMA DE AMOR DE MARÍA 
Imprimátur
Con aprobación eclesiástica
Al Inicio:
+ Hacer 5 veces la Señal de la cruz en honor a las cinco llagas de Nuestro Señor. 

En la cuenta grande:
“Corazón Doloroso e Inmaculado de María, rogad por nosotros que recurrimos a vos.” 

En las cuentas del denario:
“Madre, sálvamos por la Llama de Amor de tu Corazón Inmaculado.” 

En las tres últimas cuentas:
“Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. Madre de Dios, derrama sobre la humanidad entera, las gracias eficaces de tu Llama de Amor, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén."



Mensaje de la Madre de Dios a Su Hija Predilecta Isabel Kindelmann
Abril de 1962, Hungría

“Quien ayune a pan y agua y rece Mi Coronilla de la Llama de Amor durante un lunes, liberará del Purgatorio el alma de un Sacerdote. Quien práctica eso, también recibirá la gracia de ser liberado del Purgatorio antes de que transcurran ocho días después de su muerte. 

Los Sacerdotes si observan el ayuno del lunes, en todas las Santas Misas que celebren esa semana, en el momento de la consagración (la transustanciación), liberarán multitudinariamente a las almas del Purgatorio. 

Las personas Consagradas a Dios y los Laicos que guarden el ayuno del lunes, en esa semana, cada vez que comulguen, en el momento de recibir el Sagrado Cuerpo del Señor, liberarán a una multitud de almas del Purgatorio.” 

Pedidos de la Madre de Dios en las Apariciones a Isabel Kindelmann:
1- El 2 de Febrero es la fiesta de la Llama de Amor de María.
2- Todos los días al mediodía, hacer la señal de la cruz 5 veces en honor a las Santas Llagas de Jesús.
3- Ayunar a pan y agua los lunes por las almas del Purgatorio.
4- Los jueves y viernes, hacer una hora de reparación con oraciones (ej: el Rosario), cánticos, meditaciones. Empezar dicha hora de reparación con 5 señales de la cruz y al final de la misma.
5- Quien práctica la hora de reparación los jueves y viernes, y ayune a pan y agua, liberará durante 8 días seguidos, las almas de sus parientes en el Purgatorio.
6- Quien ayune a pan y agua los lunes, liberará el alma de un Sacerdote. Si es Sacerdote quien cumpla la práctica del ayuno, en el momento de la consagración de la Hostia durante la semana, liberará multitudes de almas del Purgatorio. Si es un Laico quien cumpla el ayuno del lunes, cuando comulgue el Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, liberará multitudes de almas del Purgatorio.



Isabel Kindelmann


1962 Jesús habla a Isabel Kindelmann
 «Hijita mía, cuando un padre de familia compra un traje nuevo para su hijo, lo hace dar gracias y le inculca que lo cuide por que ha sido fruto de sacrificio.

Mi Padre Celestial también les ha dado un traje nuevo en el bautismo, el traje hermosísimo de la gracia santificante y ustedes, a pesar de todo, no lo cuidan. ¿Habrá padre de familia que haya sufrido más que Yo a fin de que la vestidura de gracia santificante pueda de nuevo recobrar su blancura?… He instituido el sacramento de la confesión y ustedes no hacen uso de él. Por eso he sudado sangre. Por eso me coronaron de espinas. Voluntariamente me acosté sobre el madero de mi Santa Cruz. He sufrido lo indecible y después me escondí modestamente bajo una insignificante aparencia para ser más asequible a ustedes, para que no me tengan miedo.


Como niño pequeño envuelto en blanco pañal, me he  escondido en la Hostia Blanca. Cuando  entro en el corazón de ustedes, tengan cuidado de que no se halle en el vestido de su alma ninguna suciedad, desgarrón o mancha, porque ¿hay padre de familia que haya hecho mayor sacrificio para adquirir un traje a su hijo? Muchos ni me lo agradecen debidamente. Todos los días repiten impasibles las mismas palabras con frialdad, sin sentirlas, sin poner atención, con el pensamiento vagado por otras partes. Así vienen todos los días, y esto va así año tras año. No piensan que Yo también soy Hombre y como a tal, no deben guardar los dos pasos de distancia de las reglas de urbanidad, ya que me han recibido en su corazón. Tienen que hablarme con sencillas palabras humanas. No me dejen, pues, solo, mi Corazón anhela amor y confianza. Soy Yo quien les pido que me hablen, para que tenga oportunidad de responder a sus palabras con la plenitud de mis gracias.»


2 de junio de 1962. SábadoEn la santa misa había exposición del Santísimo. 
Saqué mi libro de oraciones (el pequeño salterio). 
Entonces el dulce Salvador me dijo: "¡Guarda tu libro de oraciones y conversemos!"

Grande emoción se apoderó de mí porque sus palabras llenas de caridad inundaban con gracias mi alma. Me dirigí a la Santísima Virgen:
-Ven, Madre mía, ayúdame a dar gracias a tu Hijo Santo, porque apenas puedo soportar sus gracias que vienen arrolladoras hacía mí. No alcanzo a pronunciar palabras.
¿De qué manera podría agradecérselas?


María Santísima"¡Responde a mi santo Hijo, con el profundo arrepentimiento de tus 

pecados!"

Las palabras de la Santísima Virgen me han movido a profundo arrepentimiento de mi alma. Mis ojos se llenaron de lágrimas. Así ha pasado el tiempo hasta el momento de la sagrada comunión...



IMPRIMATUR 






No hay comentarios:

Publicar un comentario